Jueves 22 de Octubre de 2020

  • 20.4º
  • Nublado

24 de octubre de 2019

El Poder sobre Uno Mismo . .

"Ustedes han estado controlados como ovejas en el redil por quienes se sienten vuestros dueños, desde el gobierno y desde el establecimiento de los que están en el espacio.”

<El Creador hizo brotar de sí energías, a quienes dotó de los mismos dones que poseía. Estas energías, que llamaremos ‘dioses’, empezaron a probar sus dones>

Los planificadores originales de la Tierra pertenecían a la Familia de la Luz (que es vislumbre original del Creador) y decidieron que la Tierra fuese una biblioteca cósmica. Civilizaciones nacieron en la Tierra hace 500.000 años y yacen bajos los hielos de la Antártica.

El Creador hizo brotar de Sí  energías, a quienes dotó de los mismos dones que poseía. Estas energías, que llamaremos ‘dioses’, empezaron a probar sus dones. Ciertos dioses creadores (en clara referencia a los Annunaki) llegaron para apoderarse de esta biblioteca viviente hace 300.000 años, hubo lucha y ganaron desde el primer choque consciente.

Estos nuevos dueños  no querían que la especie humana tuviera acceso a la información. La humanidad es un experimento. Fue diseñada como casi todo lo que existe en la Creación.

Estos nuevos dueños eran conocedores de la ingeniería genética, y sabían que la conciencia existe en todas las cosas, así que ajustaron las energías electromagnéticas de la conciencia para que vibrara a cierta frecuencia. Reestructuraron el ADN para que el hombre funcionara dentro de una escala limitada; el ser humano original tenía doce filamentos, contribución de doce civilizaciones, <la leyenda de los doce> estos nuevos dueños lo redujeron a dos.  Los nuevos dueños se nutrían del temor y del caos.


Se rodeó al planeta de un cerco desde el cual se controla la frecuencia de los humanos para ser modificados. Este cerco impide  que la Luz Creadora llegase como antes. Y cuando las vislumbres logran pasar la barrera no hay respuesta en la Tierra, pues los humanos estan desconectados con la fuente original.


La mayor tiranía en una sociedad no es el control por la ley marcial, sino la manipulación psicológica de la conciencia, de manera que los que viven dentro de esa realidad ni se dan cuenta que están prisioneros. Ni saben que existe otra cosa fuera de ellos.
Ustedes han estado controlados como ovejas en el redil por quienes se sienten vuestros dueños, desde el gobierno y desde el establecimiento de los que están en el espacio.
 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios